top of page
Buscar

La tecnología reinventa la educación


El decano de la Stanford Graduate School of Education, Dan Schwartz, y otros expertos en educación opinan sobre el futuro de algunas de las tendencias tecnológicas que están cobrando protagonismo en las aulas.









Los nuevos avances tecnológicos están revolucionando la educación, desde el reciente debut de nuevos chatbots de inteligencia artificial (IA) como ChatGPT hasta la creciente accesibilidad de herramientas de realidad virtual que amplían los límites del aula. Para los educadores, lo más importante es la esperanza de que todos los alumnos tengan las mismas oportunidades de desarrollar las habilidades que necesitan para triunfar. Pero esta promesa no está exenta de dificultades.


"La tecnología cambia las reglas del juego de la educación: ofrece la perspectiva de un acceso universal a experiencias de aprendizaje de alta calidad y crea formas de enseñar fundamentalmente nuevas", afirma Dan Schwartz, decano de la Stanford Graduate School of Education (GSE), que también es profesor de tecnología educativa en la GSE y director docente del Stanford Accelerator for Learning. "Pero hay muchas formas de enseñar que no son buenas, y un gran temor con la IA en particular es que seamos más eficientes enseñando mal. Este es un momento para prestar atención, para hacer las cosas de manera diferente."


Para los centros de enseñanza primaria y secundaria, este año también marca el final del programa de financiación del Socorro de Emergencia para Centros de Enseñanza Primaria y Secundaria (ESSER), que ha proporcionado fondos para la recuperación de la pandemia que muchos distritos utilizaron para invertir en software y sistemas educativos. Con estos fondos agotándose en septiembre de 2024, las escuelas están tratando de determinar su mejor uso de la tecnología, ya que se enfrentan a la perspectiva de la disminución de los recursos.


Aquí, Schwartz y otros expertos en educación de Stanford opinan sobre algunas de las tendencias tecnológicas que ocupan un lugar central en las aulas este año.


La IA en las aulas


En 2023, la gran noticia en tecnología y educación fue la IA generativa, tras la introducción de ChatGPT y otros chatbots que producen texto aparentemente escrito por un ser humano en respuesta a una pregunta. A los educadores les preocupó de inmediato que los estudiantes utilizaran el chatbot para hacer trampas intentando hacer pasar su escritura por la suya propia. A medida que las escuelas adoptan políticas sobre el uso de la herramienta por parte de los estudiantes, muchas empiezan a explorar posibles oportunidades, por ejemplo, para generar tareas de lectura o asesorar a los estudiantes durante el proceso de escritura.



La IA también puede ayudar a automatizar tareas como la calificación y la planificación de las clases, liberando a los profesores para que realicen el trabajo humano que les llevó a la profesión en primer lugar, dijo Victor Lee, profesor asociado de la GSE y director de la facultad para la iniciativa IA + Educación en el Stanford Accelerator for Learning. "Me anima ver cierto movimiento hacia la creación de herramientas de IA que mejoren la vida de los profesores, no para sustituirlos, sino para darles tiempo para hacer el trabajo que solo los profesores pueden hacer", afirma. "Espero ver más en ese frente".


También insistió en la necesidad de enseñar ahora a los estudiantes a cuestionar y criticar el desarrollo y el uso de la IA. "La IA no va a desaparecer", dijo Lee, que también es director de CRAFT (Classroom-Ready Resources about AI for Teaching), que proporciona recursos gratuitos para ayudar a enseñar la alfabetización en IA a los estudiantes de secundaria en todas las asignaturas. "Tenemos que enseñar a los estudiantes a entender y pensar de forma crítica sobre esta tecnología".


Entornos inmersivos

También se espera que aumente el uso de tecnologías inmersivas como la realidad aumentada, la realidad virtual y la realidad mixta en las aulas, especialmente a medida que nuevos dispositivos de alto perfil que integran estas realidades lleguen al mercado en 2024.


Las posibilidades educativas van ahora más allá de ponerse unos auriculares y experimentar la vida en un lugar lejano. Con las nuevas tecnologías, los alumnos pueden crear sus propios escenarios locales interactivos de 360 grados, utilizando sólo un teléfono móvil o una cámara económica y sencillas herramientas en línea.


"Se trata de un campo que va a explotar de verdad en los próximos dos años", afirma Kristen Pilner Blair, directora de investigación de la iniciativa Digital Learning del Stanford Accelerator for Learning, que dirige un programa que explora el uso de las excursiones virtuales para fomentar el aprendizaje. "Los alumnos pueden aprender sobre los efectos del cambio climático, por ejemplo, experimentando virtualmente el impacto en un entorno concreto. Pero también pueden convertirse en creadores, documentando y compartiendo medios inmersivos que muestren los efectos allí donde viven".


Según Schwartz, la integración de la IA en las simulaciones virtuales también podría llevar pronto la experiencia a otro nivel. "Si tu experiencia de RV me lleva a una secuoya, podrías hacer que apareciera una ventana que me permitiera hacer preguntas sobre el árbol, y la IA podría darme las respuestas".


Gamificación

Otra tendencia que se espera que se intensifique este año es la gamificación de las actividades de aprendizaje, que a menudo presentan videos dinámicos con elementos interactivos para atraer y mantener la atención de los estudiantes.


"La gamificación es un buen motivador, porque un aspecto clave es la recompensa, que es muy poderosa", dijo Schwartz. ¿El inconveniente? Las recompensas son específicas de la actividad en cuestión, lo que puede no extenderse al aprendizaje en general. "Si me recompensan por hacer matemáticas en un videojuego de la era espacial, no significa que vaya a estar motivado para hacer matemáticas en cualquier otro sitio".


La gamificación a veces intenta hacer "brócoli cubierto de chocolate", dijo Schwartz, añadiendo arte y recompensas para hacer más divertidas las tareas de respuesta rápida que implican preguntas de una sola respuesta y basadas en hechos. Espera ver más modelos de juego creativos que den puntos a los alumnos por replantearse un enfoque o adaptar su estrategia, en lugar de recompensarles sólo por producir rápidamente una respuesta correcta.


Recogida y análisis de datos

El creciente uso de la tecnología en las escuelas está generando cantidades ingentes de datos sobre las actividades de los alumnos en el aula y en línea. "Ahora somos capaces de captar datos en cada momento, cada pulsación de tecla de un niño", afirma Schwartz, datos que pueden revelar áreas de dificultad y diferentes oportunidades de aprendizaje, desde la resolución de un problema de matemáticas hasta el planteamiento de una tarea de redacción.


Pero fuera de los entornos de investigación, este tipo de datos granulares -que ahora pertenecen a las empresas tecnológicas- se utilizan más para perfeccionar el diseño del software que para proporcionar a los profesores información práctica.


La promesa del aprendizaje personalizado es poder generar contenidos acordes con los intereses y niveles de habilidad de los alumnos, y hacer las clases más accesibles para alumnos multilingües y discapacitados. Según Schwartz, para hacer realidad esta promesa es necesario que los educadores puedan dar sentido a los datos que se recopilan, y aunque los avances en IA están facilitando la identificación de patrones y hallazgos, los datos también deben estar en un sistema y una forma a los que los educadores puedan acceder y analizar para la toma de decisiones. El desarrollo de una infraestructura utilizable para esos datos, según Schwartz, es un paso importante.


La acumulación de datos sobre los estudiantes conlleva problemas de privacidad: ¿Cómo se recopilan los datos? ¿Existen normas o directrices sobre su uso en la toma de decisiones? ¿Qué medidas se están tomando para impedir el acceso no autorizado? En 2023, los centros de enseñanza primaria y secundaria experimentaron un aumento de los ciberataques, lo que subraya la necesidad de implantar sistemas sólidos para salvaguardar los datos de los alumnos.


La tecnología está "obligando a la gente a revisar sus suposiciones sobre la educación", dijo Schwartz, señalando que la IA en particular es muy eficiente para replicar sesgos y automatizar la forma en que se han hecho las cosas en el pasado, incluidos los modelos deficientes de instrucción. "Pero también está abriendo nuevas posibilidades para que los estudiantes produzcan material, y para poder identificar a los niños que no son de la media, de modo que podamos personalizar hacia ellos. Es una oportunidad para pensar en formas totalmente nuevas de enseñar: este es el camino que espero ver".




9 visualizaciones0 comentarios

Entradas recientes

Ver todo

コメント


BLOG

bottom of page